A vuestros cuerpos dispersos – I

Un día en el taller de aguaalma