Sí. Tienes miedo a comentar en algún texto. Haces bien. Casi nadie se ha podido evadir de un cierto pánico al incluso observar la caja vacía de “comentarios”, escapándose del blog por si acaso se activara sola.

Ya.

Bueno, para tu tranquilidad, si hubieras comentado, con la primera palabra de tu texto sabríamos como eres hasta la médula, incluso la nebulosa. Y tu te hubieras enganchado, porque si tienes lo que fuera de esta obra se llama “tener palos”, o “madera”… aquí sacamos de ti lo que sólo tu sabes hacer.

Así que, véte tranquilamente para no volver nunca más si quieres. Es una buena decisión. Vivirás en la simulación que te tiene de rodillas, pero al menos podrás estar tranquilo o tranquila, pensando que al menos en esa posición guardarás tus secretos para ti. No me preguntes ahora si eso es cierto, porque entonces… te engancharás.

Esto es único en la red. Es un lugar apartado, que cada día se esfuerza en caer más y más en el abismo de lo incomprensible. Hasta que algún día no será posible encontrarlo por una búsqueda, o la palabra de un amigo. Es normal que no quieras comentar nada. Prefieres la oscuridad actual al abismo que aquí garantizamos a cada paso en su dirección.

Ahora bien, yo creo que te hubiera gustado eso mucho más que lo que estás viendo y viviendo. Aquí no es que ofrezcamos lo desconocido. Lo andamos. Lo hacemos en buena compañía, de todo corazón y – por desgracia o suerte – conservamos una posición más bien fría y serena ante “la normalidad”. Si nos ves como unos volados, aciertas. Si nos ves sobre plataformas sólidas y volando, nos reconoces.

Yo tuve los mismos miedos que tú y aún hoy me acompañan. Mira lo que he hecho de ellos y decide después si realmente querías o no darte a conocer.

Te llegaremos hasta el corazón, te lo curaremos. Luego vete a partirlo mil veces más, si ese es tu deseo.  Porque si lo es de la simulación, ya no te afectará. Decidirás siempre por ti.

Sombrasbaul es un cometa que pasa cerca de ti. Véte, y podrás disfrutar de ver su larga cola y como desaparece lentamente en tu firmamento.  Pero nunca olvidarás haber comprendido que se subieron algunos al mismo y ahora surcan los mares de lo desconocido sin echar la mirada atrás.

Abrazos,

Miguel

 

Hmmh… dice Caracolyluna:

Simplemente fascinante.
Gracias por Compartir tu Sabiduria, me hace mucho Sentido y llega en el momento Clave.