Lo que ocurre ahora mismo en mi casa no es posible explicarlo. Es una especie de conversación con lo que nos mata a todos y lo que hace que matemos a todo. Puede verse como un duelo, puede verse como el primer gran enfrentamiento cara a cara, puede verse como un humano se enfrenta a quien nadie ha osado enfrentarse jamás, puede verse como lucho para mantener vivo a lo que me rodea, puede verse como intenta enfurecido/a lo que sabe que ya sé lo que somos, que ya sé como funcionan los súbditos directos, que ya sé porque aún existe.

Somos semillas que no pueden crecer, porque no hay apenas fuerza de vida. Lo que llamamos vida no existe. Nosotros AÚN SOMOS SEMILLAS, y eso incluye absolutamente a TODO lo que llamamos vida, vivo, seres vivos, etc.

AÚN SOMOS TODOS SEMILLAS. Jamás hemos podido crecer aquí.

Ese es el núcleo de lo que ahora sé.

Eso ha traído sobre mi casa a absolutamente todo lo que puede soltar lo que nos mata, lo que no nos deja crecer y lo que hace que matemos a todo.

Lo que ocurre en mi casa no es posible explicarlo. Me imagino que ahora os es más fácil comprender.

Bsts.

Miguel