A cuat-ro nadie lo vence, nunca pierde, jamás juega a ganar.

Mega está en casa. Gracias por todos vuestros esfuerzos.

Ahora toca regenerarle la columna vertebral, partida.

Envién tanques, primero de calma.

Luego de amor.

Y más amor.