Esto se resume en una pregunta que empieza y termina con un signo de exclamación:

 

“¡Me pregunto como se las apañarán los demonios para captar almas, en cuanto haya libre mercado de competencia!”