Claro que no voy a hacer una revisión de estos últimos meses. Para quien quiera mirar atrás, ahí tenemos todas las entradas en el blog, y desde luego, los comentarios que durante este año han sido los protagonistas. Tan rápido fue el año, que no daba tiempo hacer una entrada, que lo único que se podía hacer era abrir una entrada y correr.

Eso sí, os recomiendo ir en las entradas hasta el enero de este año aún vigente aunque finiquitado en los calendarios religiosos de todo el planeta. A mi me parece que leo los comentarios como recién sacados del horno, como si fuese la segunda lectura después de unos minutos.

El tiempo se ha acelerado de tal manera, que el mundo alrededor mío se ha vuelto literalmente loco. No pueden con esa velocidad y comienzan las grietas físicas y psíquicas grandes en un número elevadísimo de conocidos. Ha caído también algún que otro amigo, cosa que no llego a comprender, menos aún aceptar pero… yo nunca pierdo la esperanza. Simplemente no se esperaba nadie que fuese tan rápido todo, incluso a mi me tuvo meses contra las cuerdas, y es hoy otro día en el que apenas logro establecer mi propio ritmo. Es colosal esa corrida del universo, segundos como espermatozoides en riadas y en busca del óvulo para completar la obra que se tenga que iniciar. Una locura, cuya consciencia es la única forma de mantenerse a flote.

¡Cuántos años hemos estado pidiendo eso y cuántas risas sornas cosechamos! Ahora comienzan hasta los más reacios a nuestra forma de ser las maniobras para acercarse, otras colgándose ya con total desfachatez. Se terminó lo que se daba, aunque ese no es el término correcto. Es que se da simplemente cientos de veces más de lo que se daba, y la humanidad tan atrofiada en su sentido común como empalmada en su ego y voracidad, de repente comienza a atragantarse de tanto que un segundo da, porque dura ahora muy poco y son cientos de segundos que aportan.

Mi contacto con la vida real ha sido para hacerme llorar, sentirme impotente, incapaz e inferior en todos los sentidos. Mis clases tuvieron que crecer en cuanto a imaginación, concentración, rápidez y sosiego que hoy por hoy no me tendría que quedar ningún pavor ante ninguna. No es así, porque la aceleración del tiempo convierte a cualquiera en alguien cambiante a cada segundo. Nunca se sabe si aquel o aquella de la semana pasada aún mantiene su salto de cruzar esta locura, o si se presenta enlodado hasta las trancas por haber sido arrollado por el aceleronazo semanal o diario. Jamás se puede establecer una pauta de enseñanza más allá de calibrar en situ y per-sonnare, y reaccionar en segundos para poder rescatar al alumno de la peligrosa de las somnolencias, sacándolo del proceso de olvidarse de si mismo.

A veces con la mirada más intensa. A veces con un toque de atención con un dedo. A veces con una lágrima asomando, otras con un silencio de minutos. El cáos recibió de las mejores respuestas posibles e imposibles, y a cada clase el interior se comenzó a calmar en mi. Comprendí a medio camino que no estaba solo ya. La mayoría de la salvadas fueron tan precisas, imaginativas, sorprendentes como TAN POCO YO, que solo quedaba la opción de estar apoyado concentradamente por más que yo o mi imaginación.

El año termina, pero no se terminará esa galopada hasta que la luz se convierta en caracol yendo trás el tiempo. No sé como va a ser eso, pero habrá que haber trabajado con la imaginación como un cosaco con botellas de vodka para salir indemne. Bueno, quizá nosotros no tanto, pero que más me da lo mío, cuando sé que todas las almas son parte mía. Va a ser un enero de cojones, y no me sorprendería que hasta en los medios de comunicación oficialistas comiencen a salir noticias de una clara regresión en cuanto a nacimientos, y una clara aceleración en cuanto a muertes. Me sorprende que no esté ocurriendo ya, pero puede que sí y los medios no lo publican porque aún creen que pueden callarlo. La presión que hay sobre los seres vivos tipo humano es tanta, que los formatos simplones de ver la vida tendrán que conducir forzosamente a fallos orgánicos de todo tipo.  Ójala me equivoque, pero… bueno, mierda enero que nos espera.

Este es el reto para el año que ya está saltando sobre nosotros. El de sortear, surfear o saltar todo tipo de lodos a velocidad imposible de imaginar, a sabiendas que quienes hemos llegado hasta aquí, contamos con ayuda que es capaz de adelantarnos a nuestro propio pensamiento. Mantener nuestro tiempo propio, logrando nuestras burbujas de tiempo-atemporales.

Fuera de ellas, ya a mediados de noviembre comenzaban a celebrar las navidades, incapaces de notar que algo estaba fallando. Si hoy están insoportables en su histerismo, es porque llevan 50 días de navidades y encima con temperaturas primaverales a veraniegas. No se coscan, y ya están creyendo que las navidades durarán para siempre. Arrancará enero y con el varios acelerones más allá del último que notaron. Si lo del año vigente era un cáos, el de finales de enero se asemejará al infierno.

No olvidéis en todo eso que los dueños del tiempo lo sois vosotros, ustedes. Podéis generar vuestro propio tiempo y relación con todos los tiempos existentes.  El cansancio es la señal a observar. Podéis mantenerlo dentro de un cierto límite, y eso significará que habéis entrado en vuestra burbuja atemporal.

Mis esperanzas son claras y contundentes.  El control del tiempo acabará por triunfar en nosotros, permitiéndonos obrar en medio de cualquier desconcierto. No es que podamos hacer mucho, pero lo que teníamos que hacer ya lo hicimos. Ahora bien, es normal que querramos aliviar los efectos sobre otros, de hecho tiene que ser así, hasta que El Lugar se haya sobrepuesto por completo a la percepción anterior. Luego … bueno, luego es un concepto algo tonto por dónde nos movemos, perdonad.

Si comparo un año como el 1982 con el 2014, diría que el tiempo se aceleró aproximadamente 80 veces. Si comparo el 2014 con el 2015, diría que se aceleró unas 300 veces en ese espacio de tiempo. Para mi, el año ha tenido una duración aproximada de un día y medio del 2014, o de 18 minutos del año 1992.  Aún así, esa velocidad en aumento aún no es problemática para la materia, porque la luz aún va por delante del tiempo.

Una vez que el tiempo alcance a la luz, El Lugar se habrá establecido por completo. Es posible que haya un breve espacio de oscuridad, puede que unos milisegundos, como si el sol parpadeara una vez o dos. Eso, sí es de día en ese momento.

Luego comienza otra aventura. Una en la que  ya no habrá el blog de sombrasbaul. Bueno, igual sí. Un blog así vale la pena llevarse. Un cuento bien grande, lol.

Feliz año, chiquillos y chiquillas.

 

🙂