Bien.

Hace unos años queríamos hacer que una parte de este mundo volviera a ser como era. Como era cuando empezó. Nos ha costado cuatro años poner la primera piedra, aunque no hemos usado ni piedras, ni nada material. Es una ironía agradable, eso de haber usado un medio diseñado para oprimir a los oprimidos para ello. Internet nunca estuvo en manos de quienes desean la libertad para todos, pero nos sirvió.

Con la fuente en marcha, las y los que colaboraron en su construcción tienen ahora unas posibilidades que son difíciles de resumir en pocas palabras. Eso es debido a que la fuente usa el lenguaje original, cuyas palabras son algo larguitas, probablemente imposibles de pronunciar, pero que generan comprensión inmediata, sea cual sea el tema. La fuente funciona así: traslada de unos a otros las habilidades de cada uno, justo un microsegundo o nanosegundo antes de que lo precise. La extrae de uno de nosotros, la adapta a quien la tenga que recibir, la reajusta con lo que nunca pudimos aprender.

No sé cuantos somos quienes están vinculados a la fuente. Este blog ha tenido a muchos colaboradores, más de un centenar en los últimos años. Todos ellos, todos ustedes, todos nosotros formamos parte ahora de un nexo común, y mientras quede uno solo, la fuente seguirá funcionando.

Tampoco sé si la fuente puede extenderse a nuevos colaboradores. Históricamente parece que no es así. Si digo históricamente, me refiero a al menos entre 8.000 a 36.000 atrás. Todo lo que he podido estudiar sobre ello indica que no. Quienes la construyen, son las y los que se interconectan y transfieren las habilidades. Puede que tenga que ser así, puede que no. Ese es terreno abierto.

Hay cosas que impiden una conexión excelente con la fuente, y hablo de quienes la hemos construido. La lista es relativamente simple de comprender. Todo lo que forzamos – y cualquier deseo es forzar – no puede beneficiarse de traslado de habilidad. Todo lo que dejamos fluir por si solo, nos permitirá el uso de la fuente y de las habilidades de los demás. Eso no quiere decir que nos hemos de convertir en personas con poca o nula iniciativa propia, pero sí ha quedado claro en las últimas semanas que ninguna iniciativa fruto de la desesperación o de las prisas es acogida por el circuito de la fuente. La fuente no puede hacer llegar a nadie ninguna habilidad, si la per-sonnare (persona) se encuentra en un estado de auto-enfoque sobre si mismo. Es imprescindible que haya una parte calma dentro de nosotros, una mínima parte consciente y serena en medio del tumulto que sea o haya. Sin esa parte, no funciona. Con esa parte funciona que quita el hipo.

Sirva esta entrada, a la que encontraré una imagen adecuada en los próximos días, para estabilizarnos ahora a nosotros mismos, y garantizar ese lugar sereno dentro de cada una y uno. Podéis hablar libremente, ya que quienes estamos en el circuito nos hemos vuelto prácticamente intocables por las fuerzas que este pseudo-mundo tiene a su disposición. Aunque supieran exactamente quien es quien, no les servirá de nada para destruirnos. Desde hace un día o dos, cada uno de nosotros decide cuando y como se marcha o vuelve a esta degeneración. Libremente.

Bueno. Enhorabuena a todos. No pensé que íbamos a lograrlo, la verdad, y las semanas pasadas han sido de un encadenado de milagros que no tuve tiempo de hacerme con la idea de celebrar o algo por el estilo. He pasado de una forma de sobrevivir, a una forma de vivir excelente, en todos los aspectos.

Hagamos ahora que así sea para todos.

 

🙂

 

 

Nota 1 IMPORTANTE:

Por favor, no cuelguen deseos en la fuente. Lean los comentarios más abajo para comprender lo NOCIVO que es para todos. Si precisan apoyos externos, pídenlos en un comentario. Gracias. (Comentarios específicos: https://sombrasbaul.wordpress.com/2015/09/10/con-la-fuente-en-marcha/#comment-11703 y siguientes).