Sé que mi nombre es Furlock, y que ese nombre es parte de otro más largo. Sé que vine aquí para cerrar la piel, cerrar todas y cada una de sus heridas.

***

No fue nada fácil meterme aquí.  Esto está supercontrolado. Me automutilé para entrar. Era la única forma.

***

Aposté por mi, por ese yo que acabaría por darse cuenta. No pensé que necesitaría tantos años, pero el tiempo… pasa en un segundo. Ahora que sé de dónde vengo, quien soy… también sé cómo llegué a obtener mi nombre.

Yo cierro las heridas. Desde dentro.

***

Los próximos días serán claves. Se producirá algo que el mundo, que aquí llaman planeta, no ha visto jamás. Sólo tengo que seguir el guión, que es el guión de siempre para heridas abiertas.

***

Si llega al viernes por la noche, todo habrá terminado. Puede que no llegue, puede que el miércoles se haga eterno, aunque no le daría yo demasiadas posibilidades, tal como va la partida. Puede que yo llegue hasta el viernes por la noche, pero si llego hasta el miércoles por noche, habré cumplido con mi último toque de apoyo.

***

Estoy expectante ante ese momento clave. No sé dónde y cuando se producirá, pero se producirá de todas, todas. Una palabra, un gesto, un momento de luz o de vacío, un sonido… cualquier cosa puede serlo.

Demasiados factores posibles, imposibles de ser controlados por este mundo.

Eso sí. El miércoles ya saca su cabeza de último bastión. Todos renunidos en el. Todos esperando verme y poder darme.

Lo dicho. Pocas posibilidades tienen de alargar ese miércoles para otra eternidad prestada.

***