Hola queridas partes de mi.

Sé que un montón de nosotros está algo aturdido y no se acuerda de los demás trozos, pero aún así, permitídme este primer saludo.

Es hora del envío.

Y con uno bastará.