***

Hay que ver lo apretado que está el traje que nos condiciona.

Lo densamente tejido que está.

Poco más, y no nacemos, pero todo se andará.

***

Hemos hecho pequeño un gigantesco planeta.

No podemos ni respirar de lo amontonados que vivimos.

Un poquito más, y el movernos sobrará.

***

Nos piden que cambiemos el mundo.

Les miro a la cara, a sus mil caras de tener tanta cara.

Ni conmigo, ni sin mi. Estoy fuera de la ambigüedad.

***

Un mundo de sufrimiento, una programación sin par.

Demasiado grande cada grano de arena

para tan poca capacidad.

***

“Dádme una palanca, y moveré el globo”,

reza en la tumba del orden y del caos.

A ver si alguien tiene la bondad

de mover el Everest encima

de esos muertos

que siguen molestando

a la verdad.

***