********

La simulación siempre tiene a mano alguna competición para humillarte. Es su juego favorito, de hecho es el único juego que sabe jugar en todos.
Así, no te sorprendas si tus cartas son tan malas que deberías pedir auxilio al inventor de las estadísticas, o si en tu videojuego favorito te meten caña y con sarna hasta el punto de mirar la pantalla sorprendido.

Eso tiene muchas lecturas.

Tuvalu

Tuvalu

La que no le gusta para nada a la simulación es aquella en la que se sabe que está detrás de tus fracasos.

Esa es la que odia, porque te revela CUANTO vales, ya que la PRESIÓN es mayúscula sobre ti.

Así que, siéntate cómoda o cómodo con ser el último en todo. No por mucho más podrá la simulación contenerte.

********

(sentarse no, sentirse he dicho)

****************