***

***

Como conozco ese despertar,

ese mezclar los sueños con tu olor

*

tan lento, penetrante y nauseabundo.
*

*

Como te reconozco,

cuando te metes en casa ajena,

*

con esos pasos de niebla sin blanco.

***

Ya. Ya sé que no tienes más lugar que ese.

Por eso hay muchos,

*

y ninguno es tuyo.

***
***