*********

*********

A veces las salidas son obvias. Entra una luz especial por ellas, o en situaciones más angostas, al menos entra luz por algún sitio. El cerebro no puede evitar observarlas, los ojos se aseguran de captarlas bien. Nunca se sabe, en ningún sitio… ese es el mensaje que les obliga.

Normalmente están bien tapadas. Desde eones. De aquí nadie sale, ese es el otro mensaje. Pero las hay que también muestran herramientas para salir, a pesar del cierre. Herramientas igual de oxidadas y lejanas en tiempos y usos, pero herramientas. Ni el cerebro, ni los ojos permiten que se reconozcan como tales, pero eso ya lo hemos superado. Las herramientas, herramientas son. Si están en un lugar, lo es por el lugar, no por ellos.

También… tan bien nos nuestran, digo muestran que tanto la salida, como el mundo, como la herramienta son tecnología. Que la vida se haya dignado a adaptarse a esa tecNO-logía es lo común en la vida. Se hace cargo de lo que sea, sin rechistar demasiado. Pero siguen siendo intrusos que se denuncian entre ellos. Si hay una sierra, no es porque haya que cortar árboles, si no porque los árboles no son tecNología. Son Silogía pura.

Jejeje.

Ponerle marca a las cosas, como por ejemplo esta marca de mi nombre artístico sobre la imagen, no es otra cosa que quemarlo sobre alguna piel, y si lo ven muchas personas, sobre muchas retinas. La tecnología SIEMPRE marca. Eso es lo que queda a quienes estamos en ese lugar del que nadie saldrá jamás, el ser marcados una y otra vez, y marcar a quienes tenemos cerca.

Al menos así lo desea la tecNOlogía, planetas enteros construidos para atrapar a la vida. Lógico que no quieran que se sepa que hay salidas, mucho menos que las hay a mansalva, y blasfemo quien ose decir que están dentro de cualquiera de nosotros.

Jijiji…

Pero las hay. Blasfemos, esquinados, arrinconados… pero con salidas. Ya se verá si sirven o no más allá de ese TecNOOOOOO-Universo, dónde toda buena acción acaba en un no tan prolongado que parece la frecuencia Schumann por defecto.

Aquí, en la prisión que se deshace a cachos, sirven para observar el No-Universo desde detrás de sus barreras, ubicados en mundos del SI, o de cualquier otra expresión sin preferencia obligada.

Ya se verá. La vida tiene sus cosas. Las hay que pueden dormir durante billones de años, pero el día que toca, despiertan como si hubieran echado una siesta breve y … provechosa.

*******

**

*********