*********

*********

La simulación está intentando generar una línea del pasado de urgencia, porque nadie en el sistema es ya capaz de verle futuro.

*********

Desde fuera del sistema, ya se sabía que nunca tuvo futuro alguno, si no que repite pasados con ligeras variaciones.

*********

La simulación, o el sistema, es incapaz de variaciones “desde su propia esencia”.

*********

Ergo, no tiene esencia. Todas las esencias son el resultado de variaciones.

*********

Tampoco es un programa, aunque se parezca muchísimo.

Los programas reflejan a sus programadores. Nadie puede programar sin tener esencia, y menos si es para controlar a billones de billones de billones de billones de esencias.

*********

La simulación tiene pocos registros.

Está el sistema depresivo, el sistema represivo, el sistema de méritos (el reprimido reprime a otros de su especie), el sistema de competitividad, el sistema de cadena alimenticia (represivo, además), y como no esperarlo, el sistema educativo, religioso-espiritual y otras lindezas, todas ellas fácilmente catalogables. Todos, sin excepción alguna, son represivos y condicionantes.

*********

Así, quienes ahora creen que llega una edad dorada de la espiritualidad, se van a chocar contra la simulación a velocidades de vértigo. Claro que viene, pero lo que viene es uno de los registros de la simulación. Viste algún pasado con ropajes adecuadas, el resto es repetición.

*********

La simulación no es capaz de generar sentimientos por su parte. Es incapaz de sentir.

*********

Quienes viven dentro y fuera de la simulación sí tienen capacidad de sentir. Cualquier ser célular, cualquier célula, cualquier átomo.

*********

Resulta irónico, especialmente para los creyentes en la simulación, que la materia es quien siente. Cualquier materia, cualquier mezcla, cualquier núcleo.

*********

La percepción de un yo es y forma parte de la simulación. Aún así, la simulación obliga a los seres sintientes agruparse para salvaguardar mínimamente sus sentimientos. Eso podría denominarse como un yo a medias.

*********

Si un pasado es sujeto a repetición, se puede partir del reconocimiento de la futilidad de cualquier nuevo pasado.

*********

Así, nunca se logró crear ningún futuro. Ni siquiera el presente tenía duración. Sólo el pasado, los pasados. Es bien visible.

*********

Extrañamente, llegado a un cierto número de repeticiones, la simulación opta por el borrón y cuenta semi-nueva-repetida.

*********

Así, nunca se tiene más información de ningún pasado salvo el número exacto de aplicación de los registros (los pocos que tiene) de la simulación. También eso es bien visible. Unos cuantos miles de años, luego hay berraco total y no suelen quedar ni las piedras.

*********

Esta simulación, ante lo que estamos reconociendo, es por tanto realmente básica. Cumpliría su función con la misma perfección, si en vez de destrozarlo todo cada equis miles de años, lo destrozaría cada equis billones de años.

*********

Eso haría prácticamente imposible sospechar de ella. Si en veinte billones de generaciones no se ha repetido ningún pasado… ¿quién iba a sospechar de que estaba repitiendo?

*********

Todo lo contrario a eso, la simulación falla más de la cuenta. Repite de forma estúpida, bien visible para quienes comienzan a ocuparse de sus vidas mínimamente. No sólo es básica, si no que es obvia en su Schlamassel-desastre.

*********

Es tan improbable que 24 mil millones de piedras se conviertan en canicas esféricas cuasi perfectas, como lo es que todos los planetas
y lunas, soles y demás cuerpos estelares tengan esa forma.

¿Cuántas canicas te puedes encontrar así en un río?

¿Una cada cincuenta años?

*********

Las distancias sólo existen para quien las tenga que recorrer, para quien tenga que tender un puente, para
quien esté obligado a cubrir territorio.

*********

Las enfermedades no vienen porque sí. Nada tienen que ver los virus o bacterias con las enfermedades,
aunque una vez instaladas las mismas, cualquier cosa parece haber sido la causante.

*********

Las enfermedades vienen desde cañones galácticos, y esos cañónes son fijos. Mientras que los universos
pueden parecer estar en movimiento, los cañones están fuera del tanque de experimentos, y
siempre disparan.

*********

Cuando un ser vivo logra superar su sentimiento de miedo y se acerca al reconocimiento
de la farsa de la simulación, los cañones redoblan su servicio.

*********

Cuando eso no es suficiente para eliminar al ser en cuestión, multiplican sus esfuerzos
e incluyen las fuerzas físicas en el asunto.

*********

Cuando aún así el ser sigue en pie, se le envía un cañón
móvil personal.

*********

Cuando el ser haya eliminado a todos los envíos de
cañones personales, la simulación
ataca a los seres queridos del ser.

*********

Eso último o bien destruye al ser, o bien le convierte
en un Amr.

*********

La simulación no soporta más que un determinado número de Amrs.

No tiene recursos contra ellos a partir de un cierto
momento.

Es como si los Amrs tuvieran la capacidad de
ser miles en uno sólo.

O que también se adelantan a cualquier
efecto sobre ellos.

O que simplemente consumen recursos
de la simulación, y esos
son
limitados.

**********

A partir de ese momento, la simulación envía a los Amrs
la mayor cantidad posible de seres vivos
necesitados, para así colapsar
la capacidad de los
Amrs.

*********

Los Amrs no contestan a esa jugada, porque
así siguen siendo objeto de
atención constante de la
simulación, a la vez
que ya no precisan
desplazarse para atender a los
más necesitados.

*********

Así es como eliminan las distancias que la propia
simulación confirió como
sistema de represión.

*********

Yo no sé lo que sigue. Reconozco que
la presencia de un Amr desangra
a la simulación, si el o la Amr
se mantienen. Es la propia
simulación que ha de invertir energías
adicionales, mientras que los Amrs
se liberan y liberan del
acecho. Es la propia simulación
que se desmonta a medida que
se choca contra los
Amrs.

Puede que sea eso. No lo sé aún,
aunque nosotros-yo ya lo estamos
reconociendo. El saber va detrás
desde que dejamos atrás
a la simulación,
porque le falta cada
vez más aire
para seguir nuestros
pasos
inmóviles.

**********

**********