***

***

topes-fijos discontínuos

topes-fijos discontínuos

***

Como ya hemos observado en anteriores ocasiones, se deduce un cierte rifirafe con el número total de individuos conscientes. Así, dedujimos en su día que el número total de seres conscientes debería – en un determinado momento – alcanzar lo que se llama la masa crítica para invertir o anular el proceso de simulación y explotación de las almas.

Bien, pues también se puede considerar que el número de seres conscientes siempre es el mismo, con pequeñas variaciones a la baja en según que momento.

Tomemos por ejemplo esas ganas locas de quemar a bosques enteros. Los veranos desatan una aniquilación de seres vivos en esos incendios que se lleva por delante a billones, y de las bacterias no hablemos, porque entonces volvemos a las cifras imposibles de imaginar. Entre estos billones hay un porcentaje fijo de conscientes, que las llamas también se llevan por delante.

Consideremos por un momento que todos esos seres conscientes nacieron al segundo siguiente de su baile en las llamas en otro lugar del planeta.

Eso haría que el número de conscientes, salvo unos segundos y en diferido, siempre sería el mismo. ¿Descabellado? También la cantidad de agua que hay, siempre es la misma. Al agua no hay quien la reduzca, y a las almas les corresponde la misma robustez. O eso, o nos dejamos de aguaalma ahora mismo.

***

¿Qué varía entonces? ¿El número de inconscientes? ¿Una mosca inconsciente no tiene alma? ¿Sus aguas son diferentes? ¿Un bestia aniquilando a millones de seres en su quemada de rastrojos no tiene alma? Pues… resulta complicado negarle el alma, porque agua lleva.

Es bien posible, que todo ese sufrimiento forme otro pilar fundamental de la simulación. Lo que también hace comprensible que el número de inconscientes TAMPOCO varía, aunque pueda haber ligeras diferencias entre un segundo y otro. Si se evaporan diez mil conscientes, varios billones de inconscientes siempre estarán en la fogata también.

***

Así que, quizá habría que empezar a hablar de un tope. Un tope para el número de inconscientes, y un tope para el número de conscientes. Habrá una relación bastante exacta, ya sabéis. 3 inconscientes por cada consciente, o 30.000 por cada consciente, o… en fin, ese cálculo – hoy por hoy – me es imposible. Pero la habrá.

***

Dudo de que sea la simulación la que establece esos topes o ratios. Ya venían dados. Lo que hace reconocer enseguida, que un mundo sin simulación sigue teniendo un número fijo de conscientes y otro de inconscientes.

***

Aquí hemos visto en los últimos meses que si alguien es inconsciente, ni con bazoka de aguaalma por el gaznate cambia su centro interno. Le fascina tanto la simulación, que no alberga las más mínimas ganas de cuestionarla más allá de haber elegido o no el político correcto, el coche adecuado y la mujer u hombre que más le conviene. ¿Qué haría un inconsciente si la simulación se viniera abajo?

***

Seguiría siendo inconsciente. La parte de simulación no es parte en ese ser, sino que ha instalado una copia que hace de ser. ¿Valdría la pena intentar – incluso sin simulación alrededor – ir a por esa copia y borrarla para que el ser original pudiese tomar las riendas?

Seguramente que sí, si el número de conscientes no tuviese tope.

***

Sí, la cosa se complica, y lo hace principalmente porque el número de conscientes debería estar subiendo ahora mismo, con generación de grupos cada vez más extensos. Es el momento adecuado, la simulación está haciendo aguas por todas partes, y aquellos que manejan a los inconscientes se están deformando en burdos repetidores de curso, intentando que todos repitan con ellos.

Pero no lo hacen. Tampoco son menos, pero no son más.

Complicaillo, porque eso indicaría que el tema de la consciencia es más bien un tema más, y aunque tiene su importancia en cuanto como una o uno desea vivir su existencia, sería algo dado de entrada, y en los casos más espectaculares, recuperado después de años y capas de tragar simulación por un tubo. Pero ya se era consciente, y la fase de inconsciencia no cambia nada, sino que refuerza.

***

¿Y el inconsciente? Si no llega a la consciencia, tampoco pasa nada. No precisa la consciencia para sobrevivir, le basta con copiar y mantenerse lo más en el centro posible de la masa inconsciente. Los más atrevidos se elevarán un poquito, para enseguida sacar el látigo. Pero no mucho más. Ahora bien, nunca llegará a la consciencia, y si lo hiciera, no era un inconsciente, sino un consciente en fase de reforzar su consciencia.

***

Eso deja fuera de las labores a intentar cambiar las tornas. Luchar por un mayor nivel de consciencia en el planeta estaría sólo dedicado a reforzar en los conscientes su consciencia, pero jamás daría con un “converso”, es decir que jamás cambiaría un inconsciente a consciente, ni con todos los conscientes encargándose de intentar moverle el centro (que es posible moverlo, sin duda alguna).

***

¿Por qué viven los seres inconscientes y los seres conscientes juntos aquí?

Creo que esa es la pregunta a la que lleva considerar posible un tope de conscientes como inconscientes. Es lógica, es divertida, y quizá nos una dónde otros desde hace eones prueban de meter un calzo en medio. ¿Por qué estamos juntos, si a la vista está que no podemos unos con los otros? No lo digo ya en tono de guerra entre sexos o consciencias, jeje… no, lo digo porque es obvío.

¿Para qué esa mezcla?

¿No es el agua siempre agua? Pues sí. Lo es.

Pero desde luego, si este reconocimiento distinto tiene la más mínima válidez, aguaalma no es consciente, ni es inconsciente.

***

Eso significaría que nuestro contacto con aguaalma está por empezar. Lo que hemos hecho y visto, reconocido y traducido hasta la fecha no es prácticamente nada. Al menos yo, siempre lo enfoqué desde un acto consciente, pero ahora que lo reviso, he de reconocer que las imágenes que me tocan el alma fueron hechas sin saber yo bien como.

Si la consciencia o inconsciencia no fueron los disparadores de las fotografías… ¿qué lo fue?

***

¿Qué tipo de estado es ese? ¿Desconexión profunda de la simulación, por sí solo? Claro que no. ¿Estado nirvanal de conexión o preconexión? Tampoco. Todo esto requiere consciencia.

Pero no hace falta ser consciente para adentrarse en aguaalma. Ya he visto un montón de fotografías tomadas por inconscientes, y que reflejan perfectamente lo que las fotografías de conscientes reflejan. Son igualmente poderosas a la hora de remover a los conscientes, como ineficaces para tocarles a los inconscientes el ramalazo más alejado siquiera.

***

Así que, estas imágenes tienen un lenguaje al que hasta ahora no hemos accedido. Quitando de en medio la idea de que sirva para generar consciencia (o creatividad), es posible que nos acerquemos ahora – conscientes como inconscientes – a poder descifrarlo.

***

Pero.. ni la consciencia, ni la inconsciencia nos servirán para ello. Sólo nos boicotearemos si nos mantenemos en esos términos… siempre y cuando aquello del tope de la consciencia resultara aplicable al cacao.

Y yo creo que sí, que esos números son fijos.

***

¿Qué hacemos aquí juntos? ¿Servirnos de contraste? ¿Un contraste que no hace ninguna falta, porque siempre habrá el mismo número de conscientes e inconscientes? ¿Para que juntar a dos tipos tan distintos en un solo planeta, además dándoles aspectos externos que impiden que la vista descubra con quien está tratando?

Yo no sé diferenciar a primera vista si una mosca es o no es consciente. Lo veo cuando la veo volar un rato, eso me lo dice todo. ¿Entonces por qué ese albergar a dos tipos distintos bajo la misma apariencia?

***

Sigo tensando el arco. Hubo unos días en los que quería llorar del esfuerzo, pero ahora comienzo a poder dedicarme a más cosas. Ni soñar con que lo vaya a soltar.

Yo ya sé que cualquier flecha que se suelta, siempre e inequivocamente llegará al centro de quien la disparó. Disparar la flecha fija el centro, y la flecha no hará otra cosa que buscar ese centro. Infructuosamente, porque la diana es un túnel que se agranda y agranda sin cesar.

***

Desde que lo sé, sé que la consciencia tiene un tope.

***

Y la inconsciencia, también.

***

***