Sé que debería haber creado esta entrada mucho antes, pero tenía algunas dudas que no quise convertir en egocéntricas mentiras del tres al cuarto. Puede que ahora siga mintiéndome, pero en todo caso lo haré conscientemente.

Aguaalma consta de una presencia en este mundo simulado 3D, que nos impide reconocerla hasta que no vaya alguien y nos meta las narices en el vaso de agua y nos eseñe a reconocer lo que hay más allá de la supuesta realidad única. Eso es debido a que aguaalma siempre crea su piel, esté dónde esté en este planeta más que hueco. La precisa, porque una parte de la luz la daña si incide directamente sobre ella. La piel de aguaalma la filtra, de hecho la repele.

Nosotros observamos esa reacción en forma de reflejos distorsionando lo que vemos fuera de aguaalma. Así, un edificio resulta en un monstruito, o una luz se convierte en lluvia de estrellas. Todas imágenes fascinantes también, pero desgraciadamente sólo vemos en esos casos lo que acaba de mandar a freír espárragos nuestra querida aguaalma. Y no falla.

Ahora bien, también es una lección directa: lo que aguaalma no quiere, no lo quieras tú tampoco.

Una forma bastante expeditiva con aquello de “lo que veo es lo que hay”, un martillazo en toda regla a cualquier cosa que la simulación haya creado. Nunca ninguna logró adentrarse en aguaalma.

***

Por eso es tan difícil el primer paso. Una mente organizada en la simulación se fijará siempre en los reflejos, porque también cuando mira a cualquier cosa no ve más que el reflejo. Le atrae poderosamente, eliminando de cuajo cualquier posibilidad de ver más allá de esos reflejos. Es una especie de impulso que hace enfocar a los ojos de una determinada manera, con un cerebro presto a eliminar o inventarse lo que sea. Lo que sea con tal de mantener la idea básica de “control”. Lo que conozco, lo controlo. Lo que no conozco, lo ignoro o lo visto de santo y demonio. Un desastre culinario visual que impide reconocer, ya que el reconocer obvía las valoraciones de bien o mal.

Menos mal que aguaalma es bastante más colaboradora de lo que se podía creer en un primer momento de observar ese vaso en nuestras manos. De líquido transparente e insípido, pasa a ser combustible de vuelos de reconocimiento que dejan a los viajeros exhaustos y pidiendo un día de descanso de tanta juerga visual.

Esas juergas se inician, como no, con una buena entrada (o salida). De haberlas haylas, pero hay que encontraylas, como diría el ogro de turno vigilante. Pues bien, las hay a mansalva en aguaalma, y tan solo unos minutos de tranquila observación – a recomendar a horas de luz suave y a la sombra – las sacan a la luz de los ojos de quien se inicia. No hay duda posible. Son puertas, ventanas, túneles, aperturas, volcanes… hay de todo, y tan pronto que una nos gusta más que otra, se produce un movimiento de balanceo en absolutamente todas las personas y seres que han seguido más allá de los primeros segundos de incertidumbre.

Y ya está. Cada una de esas entradas lleva a una capa, o mundo. O llegan desde ellos. O estos mundos extienden hacía quien observa la entrada. O, … bueno, esto no tiene final de posibilidades.

Las imágenes os muestran con una elipse o un círculo las entradas. La primera imagen muestra una entrada a primera capa, la segunda de primera capa a segunda capa, la número tres de segunda capa a tercera, y la cuarta se mueve frontalmente hacía una entrada a una capa 35 o 36. Si hacéis un clic sobre la imagen, se verá más grande.

***

Dentro de esos mundos nos podemos mover libremente. Al principio cuesta un poquito, porque uno no se mueve, sino que es todo ese mundo que se mueve entorno-con quien haya entrado, y el desplazamiento no tiene continuidad. Son saltos. Saltos abruptos al principio, mareantes, dónde de un paisaje de flores primaverales podemos estar pasando al segundo siguiente a un mundo lleno de espaguetis voladores bípedos, o contemplar una escena amorosa de sombras, luego de cuerpos y finalmente de peces con medio cuerpo hecho de diamantes.

Esta es una de las fases críticas. El cerebro recibe tal cantidad de impulsos SIN CONTINUIDAD, que acaba por rendirse en primera instancia. El resultado son mareos, desgana, huida, miedos, ganas de pegar al del blog, etc. Se supera, porque no hay quien resista volverse a reconocer, ya que en cada cortocircuito de esos también llegó una cantidad enorme de información que NOS CAMBIA, y nos cambia hacía algo que nos gusta, que deseamos y merecemos.

Las siguientes tres imágenes han sido tomadas con pocos segundos de diferencia entre ellas, y sin mover la cámara, ni enfoque, ni.. ná.

***

También hay que tener en cuenta que en estos primeros pasos el cansancio de ojos y cerebro es brutal. Fases de varias semanas de necesidad de descanso sin poder descansar, con un sueño plomo levantándose molidos… son normales. Nos han ocurrido a todos, y ojala lleguemos a poder evitar esa fase algún día, aunque me parece que es un tema físico de difícil rodeo, al menos sin el maná fluyendo libremente.

Para más carga, las imágenes vistas ya nos han influído no sólo a nivel psíquico y emocional, sino también orgánico y físico. Son reajustes en el ADN probablemente, ya que hemos fotografiado las espirales tan buscadas en plena acción, a frecuencia de 470Hz de estimulación de aguaalma. Gran parte del primer cansancio plomo lo acecho a profundos reajustes en esos niveles celulares y más allá de ellos.

***

Método de visualizacón y retención de imágenes

Existen varios formatos y métodos para visualizar más allá de los reflejos de la piel de aguaalma, y de retener las mismas. Todos tienen algo en común: ir poco a poco. Diez minutos el primer día, quince el segundo, una pausa, quince el tercero… y aumentando con pausas. Es por la integridad psíquica y física vuestra, porque hechos polvo y enfermos no sirve de nada la experiencia, salvo pasar por algo maravilloso haciéndolo un infierno. Algo de infierno hay, pero es inevitable. Hagamos que sea el que menos tiempo nos robe.

Con la retina:

Aunque el sungazing o mirar-al-sol sea una actividad que últimamente ha experimentado un auge, mi opinión personal es que para los fines de reconocer los mundos en aguaalma no es nada útil, sino peligroso. Exponer los ojos a reflejos directos del sol quema el iris, ya que aguaalma realmente repela con fuerza esos haces de luces, concentrándolos como una lupa. La observación de aguaalma con reflejos del sol sobre su superficie no debería realizarse.

Recomiendo que sea un lugar a la sombra, con luz filtrada por hojas de árboles o una vid, un toldo luminoso, o parecidos. A horas tardías, una hora antes de la puesta de sol sería idónea. Observa el vaso lleno de agua en tu mano y fija la vista en un milímetro por debajo de la superficie. Luego mueve el agua, intentando mantener la mirada fija. Cuando veas algo que te ha impactado, cierra los ojos y no los abras hasta que veas en tu retina el reflejo que ha guardado en los finales de los sensores aún aturdidos.

Poco a poco se reforzará ese reflejo, para luego ir perdiendo fuerza de nuevo. Es una memoria fotografíca orgánica que tenemos incorporados todos los seres con sensores orgánicos.

Al principio te costará, pero con la práctica llegarás a poder captar determinadas formas e imágenes.

Cuidado en no exceder el tiempo máximo de hacer esto. Cuando estés cansada/o, déjalo. Hay más días. Dale un tiempo entre cada experiencia a tu cuerpo y mente para asimilar y ajustarse. Verás que así progresarás infinitamente más rápido que con forzar la cosa.

Con la cámara fotografíca:

Fija la cámara en un enfoque a un milímetro por debajo de la superficie del agua en el vaso. Observa por la mirilla a aguaalma y mueve el vaso o el agua con suavidad. Cuando veas algo que te impacte, haz clic. No te muevas, sino sigue observando hasta que notes que aguaalma te atrae hacía ella. Sigue haciendo clics y no descartes las imágenes borrosas. Aprenderás más de ellas que de las nítidas.

Cuidado con tu ojo izquierdo, o el ojo que no tape la cámara. Debería llevar gafas de sol, algo que yo obvíe y sufrí una especie de neuralgia repentina, con ceguera completa durante varias horas. Bueno, me estoy fabricando ahora una gafa de sol, porque lo de gafas no me funciona.

Cuidado con cámaras tipo reflex. Usa LiveView, porque el impacto directo de reflejos luminosos desde el espejo de la cámara es dañino si miras reflejos directos. El LiveView no transmite esa potencia.

Todas las velocidades son válidas en aguaalma, al igual que todas las aperturas o mezclas entre velocidades y aperturas.  Si deseas ver un proceso con más “continuidad”, baja la velocidad. Si deseas visualizar momentos congelados, aumenta la velocidad. Si tu cámara tiene enfoque manual, úsalo. Si tu cámara tiene “antishaking” (o el objetivo), desactívalo. En general, intenta que no sea la programación de la cámara que tome la foto, sino que pase la luz hacía el sensor sin más, y que la imagen grabada se corresponda a lo que viste. No te preocupes por el color. Da igual, como comprobarás bien pronto, lo del color es alucinante y más allá de las actuales capacidades de sensores e impresoras.

Iso: el que quieras, mientras no te llene la imagen con artefactos.

Formato: en jpg, porque las imágenes de aguaalma son de concentración altísima de origen. Con un 4 megapixels puedes hacer fotografías ampliables a 5 por 8 metros sin perdidas, ni pixelados. Si quieres grabar en raw o tiff, pues vale, pero se te llenarán los discos duros como quien vende churros en una feria llena de sanluqueños hambrientos.

Humedad: Si cuidas de no levantar el objetivo más allá de la horizontalidad, la poca humedad que pueda caer sobre la cámara no penetrará en ella. Cuida de no caerte en una fuente, como ya me pasó varias veces a mi. Creo que es inevitable. Hay momentos en los que todo el cuerpo quiere meterse ahí dentro, y dentro de poco es posible que lo haremos incluso. Un chapoteo de niños excitados por el juego … no pasa nada. Abora bien, intenta no romperte la crisma, tenlo previsto y no olvides levantar el brazo derecho con la cámara fuera del agua. Házles una foto así a los que vendrán corriendo para salvarte.

Baterías: Cuando haarpean, las baterías se descargan entre 4 a ocho veces más rápidamente si fotografías aguaalma. Llevar una batería cargada de repuesto es el mínimo.

Memorias: A partir de las 500 imágenes conviene descansar, siendo acostumbrado al tema. No obstante, lleva siempre contigo dos o tres memorias más.

Tripodes: Olvídalos. Para meterte en una entrada precisas tener el control completo de la cámara, ya que son microimpulsos musculares que te llevarán a las mismas.  El trípode no funciona con aguaalma, salvo si has fijado una posición de entrada con el mismo (y harías fotos de esa entrada, sin adentrarte o hacer girar el entorno). Que va, no sirven para la cámara, pero sí son útiles para apoyar el brazo, aunque yo prefiero un cojín gigante.

Apoyos: Cojín gigante, lo mejor. Ni preguntarlo. 50.000 imágenes más tarde vais a elegir el cojín gigante. Porque sí. Es perfecto. Sin más explicaciones, lo vais a adorar. Está hecho para moverse por las entradas. Se dobla, y se apoya o incrusta la cámara en el mientras os acercais lentamente a aguaalma. Vais a coserme a besos por ese consejo todos los días, y me lo merezco. Además me gusta.

***

Materiales y envases

Lo más recomenable es ningún envase, es decir aguaalma suelta.

Luego están los envases de cristal lo más fino posible.

Luego están los envases de cristal algo grueso.

Luego están los envases de cerámica o porcelana, de piedra, madera o cartón.

Plásticos NO. Degradan la imagen, inyectando opulencia enfermiza y tonos apagados.

Metales SI, pero teniendo en cuenta que conducirán al monocromatismo y la electrolisis.

Luz artificial: De momento, pasando. Suelen reforzar la autoridad, y esa sobra.

Colorines para generar colorines: los que queréis. A aguaalma le encanta vestirse, a quien no si la ropa es de ensueño. Eso sí, no meter lo que produce reflejo de color DENTRO de aguaalma, salvo si sigue en vuestras manos y se esté moviendo. Por ejemplo un disco CD genera colores geniales, pero si está en el fondo sin moverse, conducirá información contradictoria. Si lo movéis, se integra, aunque siempre vais a tener una ligera perdida de información por el plástico.

Cristales, cuarzos, otros: perfectos, añadirán experiencia y herencia. No obstante no conviene usarlos muchas veces seguidos, ya que se descargan al igual que las baterías de las cámaras. Buscad procesos de recarga, o dejadlos al sol durante unos días (sin contacto con plantas ni alinimales).

***

Las capas / mundos

No sé si hay un número finito de capas. A veces me lo parece, es como si pudiera abarcar su presencia con un vistazo. Puede que sean finitas, al menos mientras tengamos que saltar entre un mundo físico simulado y cada una de las realidades universales de las capas. De todas formas, aunque hubiese sido una sola capa, luego entran los factores de frecuencia y velocidades de la luz – distintas en cada capa – en juego, creando infinidad de situaciones únicas e irrepetibles. También la temperatura y la presión influyen, pero más bien en un plano físico. Por ejemplo, las capas están más separadas cuando aguaalma fluye a velocidades lentas, o cuando sube de temperatura entre los 3 y 50 grados. Debajo o encima de esas temperaturas vuelven a apelotonarse.

Aquí se ven muy bien. Como aguaalma está saliendo a presión y se encuentra con aguaalma en la misma dirección, se crea un especie de zona de máxima presión. Ampliad la imagen, que son muchas las capas que se ven.

Esas capas no se ven tan bien cuando el agua está en el vaso, pero al añadirle movimiento, y según la inclinación de la mirada del observador – su perspectiva – alguna de las capas resaltará entre otras. No lo hace directamente, sino que muestra picos que nos llaman la atención, normalmente entradas.

Moduladores y reciprocidad

Si ya sabemos ver “cosas” en aguaalma, comienza el show. Ahora es añadirle un ritmo, y enseguida lo que reconocimos en previos viajes toma formas totalmente distintas y novedosas. Hay miles de millones de frecuencias posibles, desde el toque cada dos segundos con un dedo, hasta la mezcla de varias gotas cayendo en secuencia de oro de Fibonacci. Para aumentar el grado de mezcla, podemos añadir ahora movimiento, presión, caricias, golpes (nunca llegarán a tocar aguaalma, tranquilos), viento, color… y no se va a acabar nunca.

Cada imagen que captamos también nos modula a nosotros. Una de las cosas más fascinantes es la reciprocidad entre aguaalma y nosotros o cualquier ser. Esas imágenes existieron por tanto ya previamente en nosotros, y lo que estamos haciendo es mover un dial en aguaalma para sintonizar con nosotros.

Es un proceso automático, que se va ampliando conforme juguemos en compañía de aguaalma. La cantidad de imágenes que están dentro de nosotros es inimaginable. Eso también debería recordarnos que no somos esa basura de tejido y pocas opciones, sino verdaderos gigantes (todos los seres).

No es que producimos esas imágenes en aguaalma. Las imágenes las producen las mezclas entre todo. Pero las “reconocemos” y sobre eso es difícil discutir. De hecho, es aplastante y quita durante varias semanas la capacidad de pensar. Es demasiado para el cerebro, tener que reconocer que no es el cerebro, sino una cosita que hasta hacía poco estaba dedicandose por programación a tapar nuestro verdadero potencial.

***

Los movimientos

Hay un movimiento particular de quienes están observando aguaalma, y es que empiezan a mecerse. Disfrutádlo, así se instalará por completo. Es imprescindible para viajar con soltura entre los mundos-capas.

La salida brusca: Ese movimiento es de quien empieza, y desgraciadamente-menos mal se vuelve recuerdo más o menos a las tres semanas de jugar con aguaalma. Es una pérdida de concentración, normalmente causada por un factor luminoso en la parte derecha superior de lo que estamos  contemplando. La sensación es de haber sido sacado violentamente de una habitación, ser aspirado hacía arriba y … estar en el mundo que nos venden como real.

Otro movimiento es el de la extrema violencia, ganas de estrellar la cámara, etc. Hay que superar esa fase con gran cantidad de autodominio, reconociendo tales intentos como reacciones alérgicas internas del cerebro. Con mascullar alguna blasfemia gorda suele bastar. Lo llamo la fase del poseído, ya que termina ahí. Alguna de las imágenes suele causarla, más bien temprano que tarde. En mi caso fue al mes y pico.

El movimiento imposible. Ese es el que más me gusta, y se produce cuando dos o más chorros de aguaalma se encuentran entre sí. Como aguaalma no fluye solamente en la dirección física de un chorro, sino que también desde cualquier punto volviendo sobre sus pasos o de otros, el enfoque es prácticamente imposible. Eso conduce a movimientos milimétricos confusos, en los que no somos capaces de lograr ningún punto de referencia. Cuando creemos que subimos, bajamos, cuando creemos que vamos a la izquierda, estamos girando hacía la derecha. Creo reconocer que ese es el movimiento previo a la fusión completa, dónde efectivamente el cuerpo no se mueve pero todo lo demás a voluntad del observador sí. Es genial, quita el aliento, da cosa… os lo recomiendo. Con dos chorros enfrentados, y por favor, no antes de haber jugado diariamente con aguaalma durante al menos un mes. Requiere dominio-sin dominio de la cámara y de las emociones.

***

El pequeño y reducido infierno

Vais a tener diversos síntomas que hemos tenido todos hasta ahora. Estos son, aparte del cansancio y sobrecarga de retinas y nervio óptico, cambios físicos y psíquicos, aclaramiento emocional y concrección metafísica… aparte de esas banalidades vais a tener dolor de lumbago quienes menos flexibles se mostraron consigo mismos, mareos y náuseas quienes menos creían en ellos mismos, cólicos quienes más violencia sufrieron en sus vidas, y todos una buena ración de una especie de mialgias, es decir dolores en articulaciones y músculos, a veces localizados en un punto inverosimil.

No son nada. Vienen, y se van. Vienen, y se van.  Un buen día ya no vienen, aburridos. Ajo y agua, es lo que hay.

***

Empecé con esto hace años, pero no fue hasta reconocer que el agua que hay en mi es mi alma temporal, y que el agua que hay es mi alma hogar. A partir de reconocerlo, todo lo demás ha salido de forma relativamente fácil, aunque hubo que tener empeño en aislarse del primer mundo, es decir el de la simulación y de los reflejos de la misma.

***

No hace falta que asegure que lo que digo es cierto. Cualquiera está a un vaso lleno de agua de experimentar lo expuesto. Y dónde digo agua, digo … alma.

***

Que yo no saque beneficio económico de eso no quiera decir que eso sea también vuestro designio. Simplemente yo no, y puede porque me toque dedicar el tiempo a ayudar a reconocer. Si aguaalma os produce obras de arte que alguien os quiera comprar, que los compre. Si os salen imágenes que os dan ventaja en negocios, usádlas. Si os dan pistas sobre algo ventajoso, tomádlas en cuenta sin remordimientos.

Hagáis lo que hagáis, estaréis infectados hasta la médula de

aguaalma.

Vuestras obras lo
certificarán.

***

Ahora bien, yo sé que hay más.

Y yo ya no corro detrás de ningún banquero.

***

Aunque puede que tenga que abrir
mi propio banco.

***

A continuación unas cuantas imágenes que hoy he repescado en mi pequeña labor de

revisiones. Son de una serie de Doñana que no vio la luz aquí.

Pues ya es hora.

(Las primeras imágenes se corresponden a las explicaciones, perdonad, pero no sé como
separarlas de la galería-carusel)

***

Haz clic en cualquier imagen para activar el carusel. Usa F11 para pantalla completa en Firefox.