Esta es la segunda parte. En ella nos dedicamos a reproducir ante las nubes que ya han hecho aparición, un juego.

Nos presentamos como jugadores y ellas irán cambiando de tono, según la fase de juego que estamos contemplando.

Es probable que algunas o algunos desean obviar esa parte, ya que no conduce normalmente a la descarga en forma de lluvia. Aún así conviene jugarla siempre, ya que elimina el deseo directo e incita a realizar cualquier jugada en conjunto. Ni las nubes nos usan para evolucionar, ni nosotros a las nubes para la nuestra. Es la evolución conjunta a la que incitamos, y que en la tercera entrega desemboca naturalmente en una lluvia de creatividad por todas las partes, cada uno con lo que tiene a mano, digo a nube, 🙂  .

Estas imágenes no sustituyen ningún proceso. Son afinadoras, en el sentido más estricto como universal de esa palabra, de las pocas que sobrevivirán el tsunami del cambio.

Quien se quiere seguir ayudando con los timbales, crótalos, juegos de viento, etc. va por buen camino. Ha elegido sus instrumentos para darle al juego un aliciente de mezcla adicional. Demuestra que piensa en el juego, no en si mismo.

Taller de aguaalma: https://sombrasbaul.wordpress.com/2012/07/30/un-dia-en-el-taller-de-aguaalma/