De repente volví a sentir como se alejaban las sombras. Mis dedos alcanzaban un resquicio dónde agarrarse, cambié el peso de una pierna a otra y me subí con un esfuerzo titánico.

Cuando desperté de nuevo en el primer mundo, contemplé mis pensamientos que bajo el influjo del Haarp se torcían hacía otros lugares. Contemplé lo que estaban fotografiando y me entró la risa. Incapaces.

Con ustedes, las primeras imágenes desde el Golfo de Adén. Recién horneadas en el segundo mundo.

Aquí, para empezar, la portada:

golfo-de-aden---01---001

golfo-de-aden—01—001

Aunque no sé que decir. Hay más opciones aquí para la portada. Elijan ustedes, que a mi me toca limpieza general y cosas del marujeo profesional creativo entre escobas y mochos: