“Hola”

– Ah, hola. ¿Qué? ¿Me has visto en más lugares, pequeño terrícola?

“Tu eres pasado, quiero decir que tu estás en un lugar del presente poco espectacular.”

– Ein? ¿Cómo?

“Y con patatas. Que ya no molas. Llegan los chicos del hogar, y que quieres que te diga…”

– Eh, un respeto! Soy tu bolita blanca que tantas alegrías te ha dado con la fotografía…

“Sí, sí. Recordando viejos tiempos. También fuiste la bola negra, y la plateada. También aquella que podía haber hecho, pero no hizo…”

– Vaya, eres un rencoroso.

“No. El rencor no tiene lugar en los corazones de quienes pertenecemos al hogar.”

– Venga, algo te habrás inventado para impresionarme. Vas de farol.

“¿Farol? Bueno, la luz de las farolas no ayuda precisamente, pero puede que sea la única de momento para que más de nosotros veamos salir a los chicos.”

– ¿Qué chicos?

“Los del hogar. Mira que pregunta.”

– ¿Pero de qué hablas, terrícola?

“Ah, eso también se ha acabado. Puedes borrar ese vocábulo de la simulación.”

– ¿Y has venido a restregarmelo por la cara, no?

“No. Eres tú quien se quiere hacer el importante, metiéndote en todas mis tomas fotográficas. No es que me moleste, pero no me vengas con que yo te busco. Eso… es presente lejano también. Te estás quedando bastante atrás, colega.

– ¿Colega????? La flipo, vamos.

“Ui, pues si te gusta flipar, déjame que te cuente lo que ocurre a una cámara cuando se le hace una pequeña modificación en su sensor. Digamos que después de verte a ti sin necesidad de la cámara, reconocí las entradas y salidas. “

– ¡Así que me has espiado…!”

“Pero por todos los narcos del planeta… lo tuyo es ombligo gigante. Es imposible no ver que entras y sales de las entradas-salidas. Eres tú quien ha perdido su camuflaje, aunque lo perdieras dentro de mi cabeza, claro. ‘… me has espiado.. bua bua buaaaa’. “

– Venga, seguro que es un bluff. Ese farol….

“No, aquí no hay farol que valga. Lo que he hecho es adaptar la cámara a lo que veía con mis ojos, nada más. “

– Menuda tontería. ¿Y eso para qué?

“Para que mis amiguitos puedan reconocer las entradas y salidas. Usamos algo que se llama internet, por si lo has olvidado o no sepas.”

– ¡Es imposible fotografiar una entrada-salida, porque NO EXISTE, TONTO! ¡Te he pillado! ¡Faaaarooool, farol, farol, farooooool, faaaaaarooool, faaaaarooool!

“Vale, vale. Pero se te va a atragantar el cántico-cuántico en cuanto-tico te diga dónde no existe.”

– (Se atraganta. Sonidos de ahogo. Cara – si la hay – azulada. Pánico en la mirada. Sorpresa. Incredulidad. Otras bobadas.)

“Bien. Veo que vas a flipar con las imágenes. Aquí va una parte, para que mis amiguitos se vayan situando. He activado el sensor-trémulo y lo que me interesa es que todo ser vivo o energía se situe en el borde del espectro, ya sea por arriba, o por abajo. El trocito que vemos nos habla del trocito de abajo, los infrarrojos. Sí, sí, ya puedes hacerme las señas que quieras, ésta no te las vas a perder:

los-rellena-espacios-detail

los-rellena-espacios-detail

¡Bonita! Es que el amor por las cosas… pero bueno, vamos a la siguiente:

los-rellena-espacios-2-deta

los-rellena-espacios-2-deta

Mira que coherencia. Por fin una coherencia en la fotografía de objetos metálicos. Si no fuese porque lo de las entradas-salidas es lo más alucinante… aquí hay para llenar treinta exposiciones. ¡Qué calladito lo teniáis ese tema de los metales… pillines!”

– (Sonidos guturales. No se sabe lo que está balbuceando.)

“Bueno, aquí vamos ya un poco por el negocio. A ver si las encuentro… ah, aquí están:

los-rellena-espacios-3-dup

los-rellena-espacios-3-dup

los-rellena-espacios-4-dstr

los-rellena-espacios-4-dstr

Menos mal que los metales ya no trabajan en esa onda y sirven de adherentes. Los chicos lo agradecen, jijiji…”

– (Más sonidos guturales,  en plan boca tapada con efectividad).

“Va, no te torturo mucho más… jiji… en fin… aquí una que te hará temblar:

los-rellena-espacios-5-face

los-rellena-espacios-5-face

¿Qué? ¿Cómo se te ha quedado el body – canto – cuántico, amigo? Jijiji….”

– (No responde. Mirada extraviada. No se puede creer lo que está viendo).

“¿Ves? Nada de faroles, salvo la farola que colaboró en la mezcla adecuada de fotones… todos ellos muy muy cercanos al metal… jijiji…es que me meo…”

los-rellena-espacios-full-v

los-rellena-espacios-full-v

“Gueno, veo que no vas a poder responder a eso. Ahora quienes vean esas fotografías, sabrán que los rellena-espacios son al mismo tiempo las entradas y salidas. Sabrán que se producen entre los espacios que dejamos en nuestros desplazamientos. Sabrán que se producen visiblemente en lugares dónde hay poca luz, que ésta sea cenital (desde arriba arriba, como dirían en mi pueblo), y si hay una plancha metálica en el suelo, aún mejor.”

– (Ni ruido, ni espasmo, ni ná de ná.)

“¡Qué guapos son nuestros hijos…! Lo mejor… ¡siempre vienen con un par de sombrasbaul debajo del brazo!”