Están los acordes repetitivos de parte de los muchachos del Haarp:

cmonplayguitarwithme_001

cmonplayguitarwithme_001

Aburrido, vamos. Igual que la radio, o la tele, o demás “principales”.

***

Luego están los muchachos de la noche. Menos mal. Conciertos completos, innovadores, sorprendentes, hogar, cálidez.

cmonplayguitarwithme_002

cmonplayguitarwithme_002

***

También están los amigos. Esos que te montan un concierto sorpresa en la exposición. Las y los que afinan sus instrumentos para rendirte homenaje, para aplaudirte, para aplaudirse porque se lo merecen.

cmonplayguitarwithme_003

cmonplayguitarwithme_003

Si en un pueblo como el mío se emocionan las y los que llegaron al acto, quiere decir que en el universo llevan varias horas sin ser capaces de seguir con su rutina de mierda.

Si, han leído bien. Hay un claro en medio del estiércol.  Ha iluminado ya a medio centenar con ese olor a “tengo una vida, jolines… no me había dado cuenta”.

Extiende su presente.

Es imparable.

***

Tócala como sólo tu sabes hacerlo.

***

Toquémosla como sólo nosotr@s sabemos hacerlo.

***