Hija: “No sé, pero eso quiere decir que ves el futuro y lo intentas cambiar.”

Padre: “Que va. Es como una posibilidad que va apareciendo en el horizonte, luego al acercarse se puede hacer grande incluso, y al pasar a su lado, siempre existe la posibilidad de pasar por en medio de la misma. No necesariamente ni una ni otra, ni ninguna cosa.”

Hija: “Pero te resistes a que ocurra, no?”

Padre: “Me resisto a que me haga ocurrir cosas sin mi consentimiento, o digamos reconocimiento.”

Hija: “Ahh…”.

Padre: “Ezo.”

Hija: “¿Un eslalom gigante, no?”

Padre: “Con un cohete puesto en la mochila, y el botón de apagado atascado”.

Hija: “Con lo tranquilo que se te ve, papi. Un poco demacrado. ¡Y esos pelos!”

Padre: “Hubo unas bajadas y subidas últimamente, que quieres que te diga. Exigentes. No me sobra nada.”

Hija: “¿Pero sí se ve el futuro, o no? Yo creo que sí, porque si lo ves venir y lo puedes esquivar si quieres, es que lo ves de alguna forma. Ahora no está, pero sí que lo percibes.”

Padre: “No creo que lo de los tiempos sea más que un invento conveniente. Esas cosas no son del futuro, sino que tienen su existencia en un presente contínuo.  Se presentan, porque de alguna forma todo está en movimiento.  A mi o a ti nos puede parecer que alguna de esas cosas puedan llegar desde el futuro, porque los vemos antes..

Hija: “Los verás tú….”

Padre: … porque los vemos algunos antes de que los vean los demás, pero eso no quiere decir que sea futuro, sino que la vista es mejor, o que llega dónde otras vistas no han llegado aún.”

Hija: “Ahhh….”

Padre: “Ezo.”

Hija: “Mejor, así no hay pasado ni futuro.”

Padre: “Bueno, es un presente bastante largo en todas las direcciones y a la vez. Normal que se hayan inventado el tiempo para no admitir la ceguera.”

Hija: “¿Cómo se entrena esa vista, padre?”

Padre: “Mirar y no pensar. Mirar y no pensar. Mirar y no pensar. Mirar y no pensar. Mirar …”

Hija: “Basta!”

Padre: “Jejeje… buena señal que te molesten las repeticiones. Ya estás viendo, pero aún puede que te falte confiar en lo que ves.”

Hija: “Esa ha sido una jugada sucia.”

Padre: “De tal palo, tal astilla. Marca de la casa, nena.”

Hija: “Oye, me gusta lo de resaltar “AC” en el título. Corriente alterna, n’est ce pas? Y lo de los iones, ….”

Padre: “Calla. No des pistas. Con un Tesla en la familia ya es suficiente.”

Hija: “Ahhh…”

Padre: “Ezo.”