“Close to you…”, es una canción, creo que de los Carpenters. Hubo, y siempre hubo cantantes, aunque la mayoría no ha podido ser escuchada más allá de pequeñas fronteras.

Esas reflexiones de hoy. Basadas en llegar a contar hasta 389 chemtrailers, sólo desde mi casa. Basadas en verlos, olvidarlos y concentrarme en el ritmo de verdad.

Que más da que hayan vivido durante miles de años y que implantaron eso de tener que cuidar del día después de la despedida. Ya no vale, ya no sirve, ya no hay fuente de eterna juventud que brote con aguas de esas, ni sacrificio cuya sangre acabe cuajando según la fórmula ancestral. Se acabó. Se han vuelto mortales.

De ahí esas prisas. De ahí ese exprimir hasta la última gota. De ahí esa locura de velocidad de destrucción. Desde el Día de la Alianza se acabó toda esperanza de volver a engañar a las masas de obreros, de esclavos eternos. Desde ese día, todos los mortales seguirán siendo mortales.

Hubos dos casos de quienes no se lo creyeron. Cuando vi al primero, aún pensé que era una casualidad. La fuente que Sebastiana cuidaba es exactamente en la zona dónde ese supuesto monarca acabó debajo de un supuesto oficialmente confirmado alaúd de nieve. Ya sé, mucha casualidad, pero bueno… llegados aquí, conviene no descorchar el champán nunca.

Pero luego el segundo, el del torpón de Botswana ya lo confirmó. Esa era la intentona de otro supuesto en acceder a una fuente. Esta vez la de África del Sur, y desde luego no en Botswana, sino dónde la novela.

El primero acabó exactamente como en la novela, y el segundo … acabará igual que Ganges.

***

Hoy iban en contra de los insectos. Hubo una verdadera invasión de bichos huyendo del exterior. Mi paseo por la tarde arrojó el triste resultado de billones que sucumbieron ante la ofensiva de hoy. Las calles están sembradas.

Ese tope de almas que estén al mismo tiempo sobre este plano de existencia. Cómo se oponen los que eran los elegidos hasta el último momento a que llegue el momento después del mismo. ¡Con qué ferocidad!

Debe de ser terrible ser inmortal durante una eternidad, y de repente convertirse en prisionero de una sola vida. Pero aún así, no justifica toda esa saña. Hay algo más en juego, y es algo mucho más.

reflexiones

reflexiones

Es cuestión de un poder que temen. Un poder que se instala al parecer en cuanto se supere ese número de almas en el mismo plano y al mismo tiempo.

A algunos ya se les ha ido la olla por completo, véase el torpón de la supuesta Botswana. Otros se caen casi de rodillas cuando alguno de los sanadores demasiado apretados por los ataques devuelve una sola vez la ronda. Que digo con casi. Lloriquean.

Decían y decíamos que el 2012 iba a ser grande, pero no sabíamos nada. Yo voy reconociéndolo suavemente, con sumo cuidado y muy molesto por tener que emplear lo que no sé manejar, de tanto respeto que me impone.

Mientras caen las bombas sobre mis seres amados.

***

No sé lo que me está pasando. Pero sé que tengo a mi disposición de todo para evitar que caigan más.

Y no es que no me atreva a usar eso.

***

El 2012 trae a los primeros en llegar ecuaciones que no se resuelven con el corazón, ni con la mente. Son tan difíciles, como fáciles.

***

Close to you.