***

Erase una vez un hombre que miraba desde detrás de su pupila

detrás-de-la-pupila

detrás-de-la-pupila

y cuando cerraba los párpados, se comía la luz.

***