***

Está esa otra trotando a mi lado.

Me mira. No se lo cree.

Yo tampoco, pero cada paso que doy lo confirma.

***

“¿Y ahora, que vas a hacer sin mi?”

Y que le voy a contestar, si aún no ha visto que

cuando se separa a  luchadores

siempre

salen

libres

de lucha.

Los que haya.

***

“¿De verdad,… de verdad que no

quieres subir?”

Le acaricio el hozico en la despedida.

Lo comprende. Relincha y sale corriendo.

***

“¿Madre?”
-Dime, hija.
“¿Cuando sea grande,
seré como tú?”
-No creo, hija.
“Entonces no me haré grande.”
-En eso te apoyaré, hija. Siempre.

***

***

***

****

****

*****

******

********