***

He cambiado de idea.

Ya no cabalgo sobre la anterior.

Era una desbocada, de las que no paran de intentar tirarte.

Me dijo: “¡NUNCA ME DOMINARÁS!” y otro salto neuronal.

‘¿Así?’, pensé.

“Que te domine tu Padre”, le dije y me bajé.

***