***

Tenemos aquí unos casos hipotéticos. Por ejemplo el de Juana Luisa del Colmo, famosa presentadora, que cobró durante los últimos 40 años entre 250.000 a 15 millones de euros por año. Juana Luisa no tuvo que esforzarse mucho para eso, ya que estaba al frente de las divisiones de comedura de tarro de la población, es decir, que con tal que hablara de tonterías, se ganaba el sueldo.

***

También tenemos el caso de Ruperto Básico. Afamado gigolo de la jet set, cobraba entre 2.5 millones de euros hasta los 50 millones por temporada de paquete. El lo tuvo un poquito más difícil, porque se tenía que enfrentar a todo tipo de bichos narcotizados para ganarse el dinero.

***

No sigamos, que la lista es de 34.883 iguales en España, 21.833 en Brasil, 14.322 en Argentina, 3.877 en Portugal, 1.833.302 en Alemanía, 39.339 en …, bueno tampoco hace falta que sigamos con esa lista.  Digamos que se trata de personajes públicos o semi-públicos, que bajo ningún concepto pueden esconder lo que ganaron. El patrimonio acumulado por esos trabajadores de la creme, digo cremallera, representa aproximadamente el 24% del patrimonio mundial, sólo superado por los multibillonarios, que se reparten otro 69% entre menos de 2.000, ejem, ejem…plares.

***

Ahora estos se huelen que se acabó la fiesta. No, los multibillonarios no se huelen nada, estos huelen por ellos mismos, y básicamente a azufre. Los otros, aquellos que servían al sistema, ganando dinero a espuertas y valiéndose de la protección de los superbillonarios. Se han dado cuenta que pronto pasarán de ser aplaudidos y adorados a ser incluso perseguidos. Máxima urgencia al constatar que la superélite les estaba abandonando.

Algo había que hacer, así que se reunieron con sus asesores, y esos con sus asesores, y esos con sus asesores, hasta que uno salió con la idea genial de evadir impuestos y responsabilidades.

***

Véan sino los titulares de las últimas 11 meses, en los que no se sabía ya dónde poner tanto artículo sobre pobre rico robado, pobre rico estafado, pobre rico desvalijado, pobre rico que lo perdió todo, pobre rico que fue víctima del tsunami financiero, pobre rico que tuvo que descubrir que le habían quitado todo, absolutamente todo. Como no, a el, y a sus familiares.

***

El método es siempre el mismo: se elige a un amigo superíntimo de la familia, octogenario, y que no les va a fallar. Este dice que ha robado todo, rompe en lágrimas, se autodenuncia, aporta toda la documentación del robo en regla, admite que se gastó el dinero sin facturas, y se ha aprendido el guión de los gastos a la perfección. Con medio año de entrenar la cosa, y unos cuantos millones gastados en pagos que parecen cien veces la cantidad gastada, ya se está listo para el dramático evento programado: Jujú!!!! Me van a robar, ¡por fin! Y Baldomero que sirve el champán, como no.

***

Digamos que durante los últimos cincuenta años no hubo más que 18 robos de ese tipo en todo el planeta del sistema. En los últimos, apenas tres meses, se han producido más de 40.000 robos de ese tipo, si contamos las supuestas macroestafas de algún que otro agente bursátil.

***

También es notable el parecido entre todos los que robaron, ya no sólo por su avanzada edad, sino por esa expresión de alivio en la cara cuando la fiscalía decide imputarles. No menos interesante es que el dinero nunca se recupera, salvo en pequeñas dosis y ante acreedores que no se lo tragan a la primera. O que esas pobres víctimas ex-millonarias siguen con el mismo tren de vida de siempre. O que los familiares de quienes se van a la cárcel cambian inmediatamente de posición social y económica. Bueno, no todos, pero se podían haber esforzado un poquito más.

***

¿De qué iba a hablar hoy? Últimamente tengo lagunas. Ah sí, el tema de evadir impuestos. Pero ahora no me acuerdo … siento como unas ondas que me aprietan… será la primavera.

para-los-que-colmaron-el-vaso-de-tanto-chupar

para-los-que-colmaron-el-vaso-de-tanto-chupar

Ah, ya me acuerdo. Cosas de los esclavos. Digo que por favor no distribuyen este texto, porque le sienta fatal a quien obra en ese sentido de hacerse robar para seguir robando, es decir que le arruinan el día, la semana y el resto de sus planes. Así que, por favor, no hagan que uno de esos tenga que leer su propio Making Of.

¿Era eso? No estoy seguro ahora. Había algo más…

***