***

Tengo en mi casa… bueno, tenía en mi casa una moqueta. Muy alegre la cosa, pero el problema en el sur es que el polvo no se comporta como en el norte, y las casas del sur al final han acabado siendo casas totalmente inadaptadas del norte.

***

sur-drei-three

sur-drei-three

Así, cuando sopla el levante, la cantidad de arena desde el desierto, ese micropolvo constante, entra sin problemas por ventanas y puertas, queda pegado a la ropa, y acaba siendo transportado a todos los rincones posibles. Y rincones, en las casas del norte, los hay a mansalva, so cabezas cuadradas quienes las idearon.

***

sur-eins-one

sur-eins-one

No importa cuantas veces se limpie una casa del norte en el sur. Siempre acabará siendo un depósito de polvo, siempre abrirá sus habitaciones para servir a la suciedad. Se corromplen las casas del norte en el sur, porque no están hechas para el sur. No están hechas por sureños, no están siquiera pensadas por quienes viven en estos lares. Son imposiciones, son la moda, son el poder, son lo que manda el norte.

***

Cuando se pisa por primera vez una Haima, o Jaima, y ya puede estar en medio de una ligera tormenta de arena, se nota que no entra el polvo. No hay forma de que traspase las capas múltiples de telas, ni logre esquivar las trampas absorbentes, y le es prácticamente imposible adherirse a nada que no sea su inmediata expulsión del recinto resguardado. Las telas que los Mauros trajeron, esos mismos que en 711 se plantaron como vencedores en la batalla de la Janda (o laguna de la Janda), estuvieron integrados en la arquitectura hasta que tuvieron que llegar las modernidades de las casas reales europeas de nuevo. Telas, que por su orígen y uso, impedían el sufrimiento de las inclemencias de la zona geográfica. Casas europeas que prefieron el perfume al baño. Telas que periódicamente podían lavarse, y monarcas que exportaban a la fuerza el tapar la suciedad, ya fuese propia o ajena.

***

sur-zwei-two

sur-zwei-two

El norte no aprende, ni quiere. Lo que quiere es dominar a la naturaleza, doblegarla, aplastarla e instalar su sistema. Puede que en el norte les funcione, pero en el sur siempre acaba por podrirse. Luego la movida de siempre, es decir el declive final es cuando se comienzan a levantar las moquetas para meter lo más podrido debajo. Típicamente europeo, un movimiento que empezó con el sobaco y terminó con continentes enteros.

***

Aquí en el sur, la lejía es el invento, mientras que en el norte lo son los treinta mil productos de limpieza, cada cual más agresivo y peligroso.  Como no, el norte se buscó la forma para hacer que se beba su cerveza, su refresco y se sufra también con sus productos, todos destinados a fracasar en el sur.

***

Lo quieran ver como lo quieran dibujar en sus mentes abducidas por la vorágine y las falsas promesas. Si el norte cree que con Grecia puede hacer lo mismo, una vez más acabará por sucumbir ante la putrefacción exportada. Grecia se levantó entera contra ese norte, ese mismo norte que tiene los politicos griegos bajo nómina, ese mismo norte que controla el espacio aéreo de todos los sures. Todo el norte contra una Grecia, y aquí van los griegos y les plantan cara.

***

No están hartos de la corrupción. La aguantan y aguantaban como nosotros aquí, en cualquier otro país del sur. Es un aguante que es alternativa, que es esperar el momento adecuado, que es sabiduría en vez de caer en las provocaciones fabricadas una y otra vez por el norte.

No, aquí en el sur aguantamos a todos esos corruptos, porque sino, y eso lo teníamos bien claro, iba ese norte a enviarnos sus tropas, y jodernos vivos.

Pero no les fue suficiente con controlar a nuestros gobiernos, a nuestros senados, a nuestros parlamentos, partidos políticos, sindicatos, empresas de bienes básicos, y todo lo demás, haciéndose ricos a costa de nuestros lomos y órganos, de nuestro pasado, presente y futuro, de nuestros hijos y nietos, bisnietos y si quedaran tartarabuelos… que nos contarían.

No, no fue suficiente. Lo querían todo, querían ser inmunes a cualquier acción futura contra esa vil explotación que es muy superior a la barbarie en cuanto a horror y maldad.

***

sur-vier-four

sur-vier-four

Lo van a tener chungo, o como diría el catedrático que cada dos por tres sucumbe ante las pipas que extiendo en la barra del bar: “Pónme otro vaso, Santi.”

Digamos que Grecia se ha quitado casi toda la deuda de encima, pero con eso no están satisfechos los griegos.  Han sido boicoteados, aislados y machacados ante todo el planeta y no son un país como Ángola, y Atenas no es Brazzaville. Los griegos, y lo queramos reconocer o no, fundaron esa civilización en sus esbozos. Lo de la moqueta, lo de callar que los griegos no van a pagar, lo de mover el polvo debajo de titulares o en tercera página… pues como que no.

***

Ahora vendrá esa fase en la que los países del sur mirarán hacía Atenas de nuevo, y se lo pensarán. Pensarán en que el vino ya no se vende, salvo si es de multinacionales. Pensarán en los billones de litros de medicamentos con burbujas, en las cervezas llenas de pigmentos farmaceúticos, y más de uno acariciará la idea de ponerles trabas a esas bebidas tan poco aptas para el sur. Contemplará las botellonas, y al no encontrar producto de la tierra en ellas, se dará cuenta de que no es tan malo que los jóvenes y no tan viejos se reunan, sino que estén consumiendo basura. Es sólo un ejemplo. Pero vale para todo. No querían que nos reuniéramos, pero lo haremos aún mejor con dar buchitos a lo que fabricamos aquí en el sur, y eso a todos los niveles.

***

sur-fuenf-five

sur-fuenf-five

Recuperarmos nuestras cerveceras, nuestros viñedos, nuestros refrescos de toda la vida, que es de todo el sur. También recuperarmos la dignidad, porque a quien se gana su dinero con el sudor de la frente, en su lugar y hogar… es difícil abducirlo, máxime cuando ahora ya sabe a que conduce ese dinero fácil, demasiado fácil. Se acabó querer o tener que ser delincuente, esa es la lectura de Grecia, y esa no la tapan ni todos los mass-media juntos.

***

Islandia, Grecia… que de la noche a la mañana volvieron a ser dueños de sus vidas. Islandia marcó el camino a seguir, y sus banqueros están o bien fugados, o entre rejas. Grecia se dedicará a las multinacionales.

Habrá que ver quien será la tercera nación en levantarse sin polvorío más que el inevitable. Esa tercera nación se encargará de servir de modelo a seguir en cuanto a la democracia.

***

Orión está esplendorosa. Sobre las 20:00hs, ahora en estas fechas. Beutelgeuse llamando desde la catedral del cielo simulado, que no fue capaz de evitar que nuestros ojos llegaran a ver una parte de la verdad.

Cuando preguntas a un alemán que le da más miedo, si un tigre o un oso, en cuanto escuche la segunda opción, asentirá con la cabeza de forma instintiva. Cuanto más al norte, menos tiempo te da pronunciar la segunda opción.

No en vano llaman a Orión en esos lares fríos “El Gran Oso”. No en vano lo llamamos aquí en el sur “El Guerrero”.

Falta poco, muy poco. Tan poco que parece que ya ha pasado.

***