Así sonaba esa canción de Pink Floyd. Ese grupo irrumpió con fuerza, desde un disco acusador (Animales / Animals), con su demoledor “Pigs on the Wing” (Cerdos alados, o sobre el ala).

Luego vino “The Wall”, cuando el establishment se coscó de que esos tipos los estaban apuntando demasiado cerca. Es interesante, porque aún hoy me resuena la canción cuando más aprietan los que se van a quedar.

“No necesitamos educación, no necesitamos el control de los pensamientos. ¡Eh, Profesores!, dejen a los niños en paz!”

¿Cuántos años han pasado desde entonces? ¿30? O más.

Cuando algo nace en el presente, es inmune al tiempo.

“Hey, Teachers!… leave them kids alone….!”