***

¡Eramos nueve y parió la abuela!

Trajeron ocho panes debajo de sus brazos, madre-padre.

Dónde comen nueve, comen diecisiete, tu quien nos esencias lo deberías de saber.

¿Tu te has fijado bien en como está la casa?

Está hermosa, padre-madre. Es el símbolo de la vida en medio de la Siempre.

***