Esta entrada es cortita y muy fácil de seguir en la práctica.  Si quieres combatir el frío en tu casa haz lo siguiente:

– abre puertas y ventanas para ventilar durante unos minutos.

– ciérralas.

– saca el mocho y humedece el suelo

Con esas sencillas operaciones aumentarás la temperatura de tu casa en unos cinco grados.

Si deseas añadirle un grado o dos más, y si tienes terraza grande, patio o jardín, humedece el área. Mantén la puerta o ventana al área abierto durante unos minutos, hasta que notas que hace mucho más calor ahora fuera que dentro. Cierra la puerta o ventana.

Fin de las instrucciones.  Ah, cuidado con menospreciar un ambiente seco como molesto y ya está. Somos agua, y como tal la sequedad resulta un incordio importante, al que hay que atender igualmente que al frío o el calor, la humedad y la luz.

***

A sus mochos, he dicho. Gandules.

 

***