Bien, llevo días en los que deseo empezar este texto, pero siempre acababa en mi en NO. Ahora sé que la razón de ese negarme en escribirlo se basaba en que no daba con el enfoque, sino que me dejaba arrastrar por los enfoques deseados y manipulados por la simulación y los econocidas que la conducen.

***

Ahora vendrá su ofensiva de verdad. La razón somos nosotr@s. Seres que ya no pueden controlar, y nos estamos extendiendo como una de esas afecciones altamente contagiosas. Siempre hemos sido su objetivo, siendo los objetivos materiales o terrestres simples maniobras de ir cumpliendo con la devastación. Son secundarios, siempre lo fueron. El objetivo de la simulación eres tú, es decir yo, es decir nosotr@s.

***

Lo que buscan es que reproduzcamos sus males, que nos hagamos con ellos. Son males irreales, simulados e inexistentes como lo son todos los males que producen los econocidas. Es su único formato posible, porque creen en la simulación, por tanto no paran de simular.

Pero si logran engancharnos una parte de sus simulaciones, saben que las llevamos con nosotros hacía los territorios de la materia-nomateria. Eso es algo que un econocida nunca podrá hacer por si mismo. Es por eso que siempre hemos sido objetivo número uno, y en todas las civilizaciones habidas.

***

La cosa tiene miga. Son los econocidas quienes dependen TOTALMENTE de nosotr@s. Sin nosotros, no hay existencia de un econocida más allá de la simulación. No son los econocidas las y los que mandan, sino nosotros. Lo divertido es que este debió de ser el secreto mejor guardado de todos.

***

Nos usan para extender la simulación hacía los lugares a los que los econocidas no pueden acceder, y que ninguna simulación posibilitará jamás. Como las simulaciones son materia, lo que logran es materializarse parcialmente fuera de la simulación a través nuestro. Sin esos puentes formado por seres conscientes, el econocidio entra en entropía, porque se le acaba su sueño de poder arrasar con todo. Tendría que reconocer su límite ante si mismo, y eso es quitarle su razón de existencia. Si ya no puede acceder a través nuestro a la materia-nomateria, se devaluaría a si mismo. Valdría nada. No habría existencias que valdrían la pena. Ningún alma se metería en la trampa. Esto es sumamente interesante.

***

No sólo tenemos el poder, sino que no hay más poder que el nuestro. No es que sea un poder fuera de la simulación (claro que fuera de ella no lo es), pero aquí en la misma, nos convierte no en superpoderosos, sino en la única fuente de poder. Si nosotros no queremos, no hay ni pizca de econocidas en nosotros, y eso signficaría que no habría ni un solo puñetero puente fuera de la simulación para quienes creen en ella.

***

Si cortamos todos esos puentes, obligaríamos a todos los econocidas a o bien renunciar o … y eso no lo sabemos todavía. Lo más probable es que pierden la última opción de mantener su reino de terror, y que acaben siendo devorados por la propia materia. A nosotros no nos afecta eso, porque desde siempre hemos estado en la materia-nomateria. Simplemente nos hicimos conscientes de que así es, mientras que un econocida huye de la consciencia y se entrega a la materia. No quisiera estar yo en sus pieles, pero si esas pieles se deciden abrazar la consciencia, me encontrarán en sus consciencias sin mayores dificultades y con una mano extendida.

***

¿Cómo se cortan esos puentes?

***

Cómo esa seguramente era la pregunta mejor escondida de todas hasta hoy, su respuesta caerá en las próximas horas o días. En tí, en mi… y en todos los seres conscientes que hayan podido leer lo que aquí se ha plasmado en texto.

Si, creo que es cuestión de horas. Su ofensiva de verdad también. Siempre tuve la impresión de que íbamos a tener el armamento suficiente para dejarlos blancos y atónitos, ese interruptor que de cambiarlo de posición acabaría enseguida con toda la simulación y toda opción econocida para siempre.

***

¿Cómo se cortan esos puentes, amigas y amigos?