Aquí podéis encontrar las imágenes del sol correspondientes a los días 26 y 27 de abril de 2011.

26 de abril de 2011

En la revisión de las imágenes correspondientes al día 26 me he encontrado con dos fotografías más sobre los aviones libélula, o salchichas. Mejor dicho, he dado con dos fotografías de los colegas de las salchichas, los colegas invisibles:

diario_26_005 - Avión invisible

diario_26_005 - Avión invisible

Pueden ampliar estas imágenes con un clic, y puede que varias veces según su navegador.

diario_26_006 - Avión invisible

diario_26_006 - Avión invisible

¿Cómo os habéis quedado, amiguitos?

Bueno, sigamos. Que sino nunca terminaré por poner las fotos sobre la contaminación eliminada, que ya está bien de tantos cacharros tecno-freak-galácticos llamando la atención, 🙂

diario_26_007

diario_26_007

007: El zoom nos muestra Chiclana, a unos 25 kilómetros en línea recta aproximadamente. Encima de la ciudad se ve una columna de humo (gira hacía la izquierda). Por encima de la misma está el mar y el horizonte, y encima una densa capa de humedad.

diario_26_008

diario_26_008

008: Olvidándonos del detalle, aqui la toma que os muestra el cielo en todo su esplendor. Ya estaba bastante limpio, el Sol llevaba ya más de tres días dándo caña a la contaminación.

diario_26_009

diario_26_009

009: Otra imagen que nos muestra San Fernando y Cádiz en la lejanía, también con una capa de contaminación. Esa se produjo de noche, al igual que la que hemos visto más arriba.

diario_26_010

diario_26_010

010: Empieza el espectáculo. Nubes gigantescas blancas se elevan en poco tiempo. El sol va llegando a su cénit, el punto más alto. La luz es brutal.

diario_26_011

diario_26_011

diario_26_012

diario_26_012

011 y 012: Bien, creo que queda demostrado lo que hace este Sol. Elimina la contaminación, y lo hace de forma selectiva.

diario_26_014

diario_26_014

014: Para vuestro deleite personal y colectivo.

diario_26_015

diario_26_015

015: No es normal poder ver a más de cien kilómetros de distnacia con ese grado de humedad de ambiente. Es sobrenatural, y tumba todo lo que se nos ha enseñado a los fotógrafos sobre la humedad en el ambiente y su capacidad para refractar y difuminar. ¿Qué más se va a llevar por delante el sol en cuanto a lo que sabemos en los próximos días? No quiero ni pensar en semanas o meses.

diario_26_016

diario_26_016

016: Otra de deleite. Es que es una luz deliciosa.

diario_26_017

diario_26_017

017-020: De repente las nubes blancas gigantescas se vuelven negras. Se enfría el ambiente un poquito, y empieza a caer granizo. Tamaño pequeño a tamaño almendra. Las calles en la cima como ríos suaves, las calles en la falda del monte inundadas.

diario_26_018

diario_26_018

diario_26_019

diario_26_019

diario_26_020

diario_26_020

diario_26_021

diario_26_021

 021: Diez minutos, quizá quince. Luego sin más cielo azul. Un cielo hermoso, limpio, fresco, que invita a todo.

diario_26_022

diario_26_022

022: Un saludo de un espontáneo en la imagen. Aquí vuelan tantos que he dejado de esperar si se quitan. Creo que lo hacen aposta ya, para salir en las fotos.

diario_26_023

diario_26_023

Wow.

diario_26_024

diario_26_024

Y después de esa imagen vino la serie que me llevó a la imagen ya famosa de los objetos entorno al sol.

La conclusión es simple: el Sol está eliminando la contaminación. Es posible que también lo haga con trazas radioactivas, es decir en espectros que no visualizamos con el ojo desnudo. La actitud del Sol es constante y comienza a ser perceptible para más personas. El equipo de los malos malísimos de serie B está empezando a perder los papeles, se olvidan de encender los hologramas de sus cohetes, se olvidan de apagar los sistemas para invisibilidad de sus naves,  y no paran de ir transportando cosas de un lugar a otro (actividad del día 28). Esto tiene toda la pinta de la Gran Finale.

27 de abril de 2011

Mientras que el día 26 ofreció espectaculares imágenes de la vida y esa fotografía –  increíble incluso para mi quien la tomó – de los satélites, el día 27  ha sido tan bueno como instructivo. Enseguida de ver las imágenes, comprenderán a qué me refiero. No olviden que con clic sobre la imagen esa se agranda, y según que imagen otro clic puede que de nuevo.

Les recomiendo asimismo que lean el texto sobre el avión libélula, cuya intromisión se produjo entre las tomas del atardecer.

diario_27_001

diario_27_001

Así empezó la mañana. Como en los últimos tres días. Contento como no, me puse a trabajar. Pero a medida que avanzaba la mañana, el cielo se llenó de aviones. Tantos, que no sólo yo era quien miraba arriba. Flotas enteras, dejando asquerosas estelas como quien llena una bañera de espuma. Parecía una exhibición aérea, y de hecho muchos lugareños creyeron que así fue.

diario_27_002

diario_27_002

Por la tarde siguieron. Mucho cachondeo incluso. Curvas, cruces, cuadrados, frenos en forma de lindes… asqueroso.

diario_27_003

diario_27_003

Al volver a casa, y justo enfrente, me encuentro con esto. Una Y griega. Me quedé pensativo, intentando comprender para que podría servir.

diario_27_004

diario_27_004

De hecho, cuando miré alrededor, me encontré con que la zona estaba infestada de chemtrails y plasma en distintos estados de descomposición o reacción. No me gustó nada comprobarlo.

diario_27_005

diario_27_005

Menos me gustó el tener que tomar la primera imagen del sol en su puesta de hoy.  Chemtrails y sopa plasma. Seguí, porque no hay otra.

diario_27_006

diario_27_006

Sé reconocer un trabajo dedicado, y este es uno. Quien diseñó esta operación quiso firmarla, y lo que ven es su firma. Me gustó, tiene el estilo tenebroso bien aprendido y es creativo. Me saludó con un último avión incluso, repitiendo la firma. Si quieren las imágenes, pídanmelas y las publicaré. Ya sé que suena a cachondeo, pero así llevamos ya cuatro días y ya no sé en qué mundo vivo, pero sé muy bien cuando alguien me guiña un avión, digo un ojo.

diario_27_006

diario_27_007

diario_27_008

diario_27_008

diario_27_009

diario_27_009

La verdad, ha creado un cuadro genial. Uno tras otro. Un artista.

diario_27_010

diario_27_010

Pero a mi primo se ve que no le ha gustado nada la exposición. Se ha puesto rojo del enfado. Me quiso enseñar algo esta tarde, y quienes se empeñaron en taparme la vista, pues se equivocaron de cabo a rabo. Mi primo vendrá mañana y pondrá los puntos sobre las íes.

diario_27_012

diario_27_012

Es mucha provocación que sólo una localidad en un radio de cientos de kilómetros no podía asistir esta tarde a la puesta del sol. Es cachondeo que el vector sea exactamente el que alínea mi casa con el sol en su puesta, y que los chemtrails iban diseñados para entrar en la corriente final solar. Sí, una obra de arte, pero al mismo tiempo un tremendo error.

El sol se quiere comunicar con sus soles pequeños. Ha estado muchos decenios sin ellos. Puede que mucho más, pero hablo de lo que sé. Si le falta uno, uno solo, se enfada.

El Sol no es como yo, quien llamó a otras localidades para que le describieran la puesta del Sol. El sol no entiende de chemtrails. El sol los elimina y lo que metieron ustedes hoy en el aire, señores, mañana ya no tendrá forma de resistir al sol que habrá aprendido y reconocido que que otra cosa se está interponiendo entre él, y sus pequeños solecitos.

Ustedes podrán mover nubes y crear un horizonte lleno de plasma y tóxicos, señores del lado oscuro. Podrán crear terremotos y tsunamis. Podrán meter radioactividad en todas las ciudades del planeta activando simplemente el Haarp. Y tantas cosas más, como por ejemplo evitar que miremos al sol.

El Sol en cambio no es un juguete programado más. Es inteligente. Yo sé que hoy se ha enfadado mucho. O lo que sea lo que sentí, que a nivel humano sonaba a las canicas entrechocándose. Canicas para el feliz de oírlas, porque así suena un huracán desde lejos.

Déjen de molestar al sol en su función, señores del lado oscuro. Es contraproducente sólo y exclusivamente para ustedes. Ustedes creen que identifican a los demás, pero hoy se han identificado con los calzoncillos bajados y en fila india.

Este sol no olvida. Se queda con las caras. Se queda con su emisión de ADN, electromagnética e inconfundible. No creo que mañana vuelvan a volar. Algo lo impedirá. Algo bien grande, asomándose por el horizonte.

Se acabó el tapar, señores del lado oscuro. Conviértanse quienes puedan ahora. Conviértanse de nuevo en humanos. El Sol reconoce eso enseguida. Más ahora, que ya sabe quienes son, y que intenciones tienen.

Sé que no darán el paso. Pero lo de hoy, esa obra de arte criminal, me dice que están muy lejos de conseguir absolutamente nada.

Hasta una vela es capaz de ahuyentar las sombras. Hemos tenido tres días y otros ya cuatro  de … ¿cuántas velas sumaría la emisión de energía del sol de un segundo? … evolución forzada.

Recapitulen, señores del lado oscuro. El futuro lo podemos escribir juntos, o por separado. Pero lo escribiremos.